• Alma Mia

HABITOS QUE SANAN Poner limites descubrir mi pulso invasivo

Lo que yo descubrí en mi proceso de indagación, además del dolor indescriptible que esa trasgresion de limites me produjo, fue que esa dinámica de permitir la invasion del otro, de permitir la violencia, de permitir el maltrato… se habían quedado para siempre en mi. Que de aquel entonces y en adelante, iba a ser un sello que quedaría marcado para siempre en mi manera de vincularme con todas las personas, aún en la adultez.

Fue muy doloroso darme cuenta que todas esas situaciones que ahora descubría como insanas, en realidad las estaba permitiendo yo. Porque ya no era una niña, porque ya no estaba obligada, porque ahora podía poner límites y aun así había algo en mi que lo seguía permitiendo.

No voy a mentirles, aprender a poner límites fue una de las tareas más difícil de mi proceso de indagación. En mi compartir con compañeras que provenían de historias similares, también ha sido difícil para ellas… A mí me gustan mucho las referencias gráficas, tengo un razonamiento bastante visual… y en este aspecto sentí que mi manera de vincularme era similar al mar… ese mar que va y viene… porque así como permitía que me invadan, también invadía a los demás.

Este pulso de invadir o dejarse invadir te resuena en tu vida?





31 vistas